slider_residuos_Mesa de trabajo 1 copia 12
La pérdida y el desperdicio de alimentos son responsables del 8% de las emisiones de gases de efecto invernadero.
 

Actualmente muchos de los alimentos que consumimos producen un gran porcentaje de emisiones de gases de efecto invernadero según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), existen medidas que podemos tomar para reducir el desperdicio que día a día generamos.

Usar, almacenar y desechar correctamente los alimentos es una de las iniciativas que cada persona puede tomar para poder disminuir estos porcentajes. La descomposición de residuos que son desechados a la basura o por el desagüe generan un alto impacto, reciclar todos estos residuos reduce significativamente la huella de carbono.

 

Desde la investigación se ha venido trabajando para que muchas de las industrias, el comercio y el consumidor final sean más eficientes y sostenibles produciendo menos emisiones de huella de carbono.

¿Qué prácticas puedo implementar para reducir la huella de CO2?

  • Disponer de contenedores especiales para el desecho por tipos de residuos
  • Compostaje de residuos orgánicos para fertilizante de plantas
  • Reciclaje de aceite de cocina usado para producción de biodiésel de 2G
  • Consumo de frutas y verduras que su aspecto físico no es el mejor pero su sabor no cambia, son estos los principales alimentos que terminan en la basura.